domingo, 30 de diciembre de 2007

TOÑI II


No se porque, bueno si lo sé, no me atrevía a escribirte; sólo fui capaz de poner aquellas letras pasadas y que tu ya leíste en una ocasión; llevaba noches enteras dándole vueltas a un texto que se adecuara a ti; sigo dándole vuelta a la manera más correcta de expresar las letras que se aproximen a Toñi, y que sean de su agrado, en el Ipod que los reyes por medio de el gordo de la Coca cola (en comisión de servicios, con contrato basura) me han traido, tenía colocada música sin letra que es la que me ayuda a aislarme de ese ruidoso silencio de la madrugada en la que suelo escribir, de repente poniendo la O de esta entrada saltó Puerta Grande, el pasodoble; eché el pie adelante y me decidí a hacerte este torpe texto, para lo cual me apoyé en una foto, una de esas cosas que suelo tomar de la realidad más próxima para tratar de contar algo, por más que rebusqué no encontraba una que te definiera o que hiciera dispararse la glándula de mis sinónimos, y hallé este patio, lleno de macetas, una foto hecha en primavera en el Callejón del Agua, en pleno corazón de Sevilla, un día en el que el sol le ganaba a la sombra y todo irradiaba vida, con el corazón henchido de gozo recién pasados los días grandes de Sevilla, y aguardando la Explosión de Alegría junto al río, ese día acabé en un bar, donde la vida pasaba deprisa y la manzanilla tenía casi el color de tu pelo, mientras la madrugada seguía avanzando, más te veía reflejada en la foto, en una primavera eterna, en un día luminoso, sin apenas sombras, con una mirada eterna, una sonrisa que haría sonrojarse a un canónigo cualquiera, y un alma limpia y pura como el agua que se adivinaba en esa fuente del centro de la foto, seguí tratando de inspirarme en la foto, pero no encontraba las palabras que te agradecieran innumerables gestos con este que escribe en un verano eterno, y me fui desolado a la cama, sin poder dedicarte un texto merecido, mientras en el ipod sonaba mediterráneo de Serrat.

4 comentarios:

puntos suspensivos dijo...

Gracias canónigo por tus palabras, una vez más me enorgullece estas letras que me dedicas, pero si me permites un consejo... no deberías de poner a la gente en un pedestal, luego los mitos se caen y no queda nada.

Canónigo Alberico dijo...

estimada puntos suspensivos, pocas veces contesto a un comentario, no por nada, sino por falta de tiempo, sin embargo, si quería contestar a este, yo soy asi, siempre he sido asi, y siempre seré así, me gusta tratar bien a las personas que tengo alrededor, aparezcan en calidad de lo que aparezcan en mi vida, mi gente la que me importa, siempre está en un pedestal, aunque tengo claro, que ante todo son personas, y como personas capaces de lo mejor y lo peor; asumiendo que me rodeo de personas no hay cabida para los mitos.

Glauca Maria dijo...

Feliz entrada de año Canónigo, no sabes lo que disfruto viendo tus fotos desde aquí.

Un beso a toda tu corte de fieles seguidos.

cerreño de san esteban dijo...

Buenísimo amigo. Grandioso el comentario, y la metáfora... acertadísima. eres de verdad un "mostro".