domingo, 9 de diciembre de 2007

NOCHE DE RONDAS


De cintas, capa y pandereta, vestía Maese, para rendir pleitesía a la Purísima. Del color de la Señora, que huele a Linares y a tradición se visten los altares, se vuelcan los gallardetes y se recuerda..., tantos recuerdos se agolpan, tantas miradas perdidas, tantos sueños que se evocan; recuerdos de una Sevilla que se pierde en catenarias y en empeñarse en ser una más, cuando se es única; porque se puede ser mejor o peor, pero cuando se es única, no se puede ser como las demás.
Las miradas se cruzaban a los pies de un dogma hecho piedra; sonaban panderetas, y el plectro que la alababa a Ella, a la Única, alabada bajo palio, reina del Carmen, del Rocío, de la Europa, de la Caridad, Encarnada y Fuente de Salud, Estrella y Esperanza nuestra, Belén olvidado en Omnium Santorum, y de todos los Santos del cielo, escondida en una caja de madera para evitar odios de memorias históricas y coronada por Sevilla tantas veces, pero sobre todo Inmaculada, y allí fueron maeses, sopistas y hasta pardillos, a recuperar la tradición olvidada de los juglares Don Juanescos, ahora que la vida universitaria se mueve por fines libertarios, el sonar de una tuna parece un sonido abocado a la desaparición; sería muy triste, aunque quizás los franceses que a pesar de ser tan estirados, siempre saben definir la vida, ya lo hicieron el pasado verano en su "Le Monde"; "Sevilla la ciudad que se empeña en auto destruirse"; ya habrá golpes de pecho, de momento ojalá nos queden velatorios como el de la madrugada del sábado, que yo iré a todos (Q.E.P.D.)
Mañana más fotos.

3 comentarios:

Glauca Maria dijo...

Me ha encantado tu texto.
Al leerlo me he dado cuenta de lo que me he perdido todos estos años.

Agustin dijo...

¿por qué huele a Linares? yo soy tuno, soy de Linares y subo todos los años a la Inmaculada, vivo en Sevilla y soy cofrade. Hay otro como yo en la Capital de Maria Santísima?

Canónigo Alberico dijo...

Agustin huele a Linares por varios motivos que se han cruzado en mi camino en los últimos dias que eran de tu tierra, y el celeste purisima era su color, además de por ser el color de manolete, purisima y oro.

Un abrazo

La Gandinga de Triana

El sol apretaba, aunque al cruzar la esquina el frescor de la Marisma Madre rivalizaba con el picor del Astro Rey. La Carreta con "la C...