domingo, 9 de diciembre de 2007

NOCHE DE RONDAS


De cintas, capa y pandereta, vestía Maese, para rendir pleitesía a la Purísima. Del color de la Señora, que huele a Linares y a tradición se visten los altares, se vuelcan los gallardetes y se recuerda..., tantos recuerdos se agolpan, tantas miradas perdidas, tantos sueños que se evocan; recuerdos de una Sevilla que se pierde en catenarias y en empeñarse en ser una más, cuando se es única; porque se puede ser mejor o peor, pero cuando se es única, no se puede ser como las demás.
Las miradas se cruzaban a los pies de un dogma hecho piedra; sonaban panderetas, y el plectro que la alababa a Ella, a la Única, alabada bajo palio, reina del Carmen, del Rocío, de la Europa, de la Caridad, Encarnada y Fuente de Salud, Estrella y Esperanza nuestra, Belén olvidado en Omnium Santorum, y de todos los Santos del cielo, escondida en una caja de madera para evitar odios de memorias históricas y coronada por Sevilla tantas veces, pero sobre todo Inmaculada, y allí fueron maeses, sopistas y hasta pardillos, a recuperar la tradición olvidada de los juglares Don Juanescos, ahora que la vida universitaria se mueve por fines libertarios, el sonar de una tuna parece un sonido abocado a la desaparición; sería muy triste, aunque quizás los franceses que a pesar de ser tan estirados, siempre saben definir la vida, ya lo hicieron el pasado verano en su "Le Monde"; "Sevilla la ciudad que se empeña en auto destruirse"; ya habrá golpes de pecho, de momento ojalá nos queden velatorios como el de la madrugada del sábado, que yo iré a todos (Q.E.P.D.)
Mañana más fotos.

3 comentarios:

Glauca Maria dijo...

Me ha encantado tu texto.
Al leerlo me he dado cuenta de lo que me he perdido todos estos años.

Agustin dijo...

¿por qué huele a Linares? yo soy tuno, soy de Linares y subo todos los años a la Inmaculada, vivo en Sevilla y soy cofrade. Hay otro como yo en la Capital de Maria Santísima?

Canónigo Alberico dijo...

Agustin huele a Linares por varios motivos que se han cruzado en mi camino en los últimos dias que eran de tu tierra, y el celeste purisima era su color, además de por ser el color de manolete, purisima y oro.

Un abrazo