jueves, 16 de mayo de 2019

La mirada del corazón

¿Me dices que tu Madre, con su poca visión y desde tan alto ha visto a la Virgen? Lo dices sabiendo a medias que es muy complicado que la haya visto, aunque otra parte de ti sabe perfectamente que si, que es verdad, que la ha visto. Que una madre nunca dice algo que no sea verdad. Y te lo digo yo querido amigo que con mi pierna estropeada y desde Sevilla Este, desde tu foto, he sentido venir de frente a esos centimetros de Reina, que es tan grande en oraciones y sueños pedidos.
Con los audios de mi amigo Fernando he sentido al Cele dándole notas al aire con su tamboril en ristre, y no te lo vas a creer pero hasta olía a marisma si cerrabas los ojos.
Como no voy a creer a tu madre si yo estaba más lejos y he sentido cada paso que daba el Simpecado por Triana.
Ahora ya es noche oscura en Sevilla Este, voy a poner mi dolorida rodilla en alto, en el cielo oscuro se ve a lo lejos el resplandor de la ciudad, como el año pasado en Torrequemada, mientras la carreta brillaba rivalizando con el atardecer que soltaba sus últimas luces por el Aljarafe.
No se que tiene esa Virgen querido amigo que hace ver al que ve poco y a mi, a pesar de mi rodilla me hace tener ganas de ir andando y volver hacia donde las arenas se forjan en catedrales.
En fin querido amigo este rociero, tendrá este año lo que la rodilla y el médico tengan a bien permitirme ver en forma  de carretas.
Gracias por la foto querido amigo dale un beso a tu madre que lleva en la piel de los recuerdos lo que una Virgen Chiquitita hace por los suyos, que son los nuestros.

Geometría rancia

Recuerdo de pequeño usar la palabra rancio, para aquellos alimentos que se habían echado a perder o que estaban a punto de hacerlo. ...