martes, 11 de diciembre de 2007

NIEBLA


Perdido en una madrugada mágica, la niebla de tus calles dio alas a mis sueños, y mientras muchos dormían yo buscaba tu imagen, esa imagen tan inaudita e inesperada que no parezca ni tuya.
Mis sueños se habían renovado y ahí estabas tu, disuelta en una niebla que a pesar de ser te impropia, te hacia hermosa.

2 comentarios:

Glauca Maria dijo...

Cuantos instantes maravillosos nos deja la niebla.

cerreño de san esteban dijo...

Guapísima la foto. Parece que va a salir de un momento a otro el capitán Alatriste por ahí.