martes, 18 de diciembre de 2007

AMANECER


Nacía el sol de una gélida mañana de diciembre, para un día que me encontraba en la calle y con cámara a esa hora quise buscar un rincón que me quedara para siempre, y lo hallé desde la calle Dos de Mayo, desde donde la Giralda y la catedral parecían emerger del fuego del más cadencioso de los avernos, lastima que el Giraldillo mirara para la zona de plaza del Triunfo, pero bueno, no se puede tener todo en esta vida.

3 comentarios:

cerreño de san esteban dijo...

De nuevo espectacular compadre, la luz, como siempre.
Que le gustan a los románticos los amaneceres y los crepúsculos!

el aguaó dijo...

Buena similitud. La combinación de colores es genial.

Anónimo dijo...

Es que mirarla a pie de calle desde el arenal...

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...