viernes, 9 de junio de 2017

¿QUE TENDRÁS ROCÍO?


Tiempos de laicismo mal entendido. Tiempos de desprecio a la fe y a las tradiciones. Tiempos de mala prensa, de animalismo exacerbado, como si cada rociero maltratara un animal antes de acostarse cada noche. Y allí llegué después de ver a la Virgen del Rocío, esa que me atrajo a sus plantas como si me hubiese criado en el mismísimo pocito. Y me acerqué a ver mi simpecao, vestido de lavanda y plata, donde la Chiquitita reina sin más. Y allí estaba yo con el alma encogida cotándole mis cosas. Cuando aparecieron ellos. Llegaron tras santiguarse y él comenzó a llorar desconsoladamente, con el sombrero en la mano en señal de respeto lloraba y lloraba sin consuelo. Ella lo abrazó, lo besó y trató de consolarlo...,no lo consiguió. ¿Que estaría pensando? ¿que pena llevaría?. Detrás seguía la vida normal de una romería, carros iban y venían y el Rocío se desgranaba en un sábado pleno de historias y sueños de romeros.