miércoles, 12 de diciembre de 2007

AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR



Hace poco, muy poco, recibí esta carta de mi amigo Javier, os hago participes de sus letras y sus fotos, no fijaros en su calidad estética, sino en lo que encierran cada una de sus palabras y las fotos que me envía; tanto Javier como Antonio son de ese tipo de personas que te reconcilian con la humanidad. Decia asi:




"Mi querido Canónigo:
Aquí te envío la carta comentada, tiempo atrás, sobre el Taller de Ejercicios para Personas Mayores.

Me gustaría comentarte una serie de características que deseo, si es posible, aparezcan en la página de blogspot tuya. Obviusly, no es que quiera escribirte el texto, pero vamos …, je, je, je.
Te remito varias fotografías, hechas por mí, del grupo de mujeres, y otra con el magno, y nunca bien ponderado, Antonio , realizada en ese sin par Templo de la Humanidad regentado por D. Pepe Yebra. Loor y gloria a él … y a nosotros por beber.

En todas las Hermandades, existen personas que pululan por ellas, como en cualquier otra comunidad, agrupación religiosa o cívica, política o seglar, es decir, en cualquier organización humana; individuos con deseos de poder, personajes de ‘cuello largo’; pero también existen personas implicadas, temerosas, inquietas, dudosas, creyentes, etc., en pocas palabras, individuos que buscan algo: autoestima, respeto, lugar, poder, algo más allá o más acá. Pero, aunque parezca imposible, y tengan pocas posibilidades de desarrollar sus inquietudes, existen personas con otra concepción vital, individuos para quienes la salud psíquica, el bienestar y la justicia social son elementos fundamentales en la vida. Y se implican en ello. Lo que dice el pueblo sabio: buena gente. ¡Qué fácil de decir, pero qué difícil de realizar!.
Tenemos claro que las Hermandades de Sevilla, dedican parte de su tiempo y dinero a obras de caridad, pero, generalmente, desconocemos que existen personas, anónimas, que dedican gran parte de su tiempo en realizar actividades de ayuda y de justicia social con los demás; en este campo se encuentra trabajando nuestro amigo D. Antonio Fernández Domínguez, responsable y gestor, durante año y medio, de un taller de ejercicios para personas mayores.
Actualmente lo ha tenido que dejar por estar pasando unos difíciles momentos, que sabemos que superará.

A todas esas personas anónimas, muchas gracias. Muchas gracias por hacernos ver que hay otras formas de ver y de afrontar la vida."
Algun día os hablaré de Javier,....

2 comentarios:

Glauca Maria dijo...

Hay gente que se implican en esas labores de ayuda tan importantes y desde el anonimato.
Este es un buen ejemplo.

cerreño de san esteban dijo...

Ademá de verdá!. Como decían los amigos de gines, "en la mirada se nota la buena gente".