jueves, 29 de octubre de 2015

NEGROS NAZARENOS

A MI AMOR Hoy ha sido el día largo, muy largo. Aún tengo en mi memoria tu coche yendose a las 5 y 20 de la mañana. A esa hora siento la soledad que me dejas al irte al trabajo como un pellizco de esos que llaman de monja (nunca supe porque), en lo más interno de mi ser. Ahora ya descansas en la cama mientras yo recuerdo tus ojos cansados cuando he ido a besarte antes de dormir. Alguien me dijo una vez que la vida no es más que un largo tramo de nazarenos de ruán andando, mientras pasan notas el frescor de la madrugada, pero al pasar lo llenan todo. Yo tuve la suerte que me dijeras que si para ver nuestro tramo. Adoro tus sonrisa y tu forma de mirarme. Me siento la persona más importante de la tierra porque tuve la suerte de ver ese sueño de mujer que se escondía tras aquellas gafas. Gracias amor mio por seguir queriendo a este proyecto de hombre que cuando no está a tu lado sueña con tu sonrisa. Ojalá nuestro tramo sea muy largo y sigas a mi vera. Te quiero.

jueves, 22 de octubre de 2015

LA SOMBRA DE LA MOSCA ES ALARGADA

Un día determinado nos unimos a las redes sociales. Muchos empezamos por el tuenti, y una vez llegados a los cuarenti, nos incorporamos a Twitter y Facebook; he de confesar que nunca entendí google+ y aquello de los circulos..., era como muy de Dante. Todos convivimos con las redes y a veces la sufrimos. Pero si para algo bueno sirven es para ver las inmensas realidades que coexisten a tu alrededor. Ejemplo práctico. Esta foto. Muchos te dirían buena foto. Otros te dirían que no es para tanto. Sin pensar el buen rato que perseguí a la mosca por el salón. Otros preguntarían si maltraté a alguna mosca para la realización de la foto. Otros dirían que la mosca es una metáfora de la Madrugá, cuya sombra alargada eclipsa cualquier tema cofrade. Otros reflexionarian sobre el paro y la peli de Fernando León; otros dirían que con Rajoy hasta las moscas se paran, otros que con Zoido no habia tantas moscas, alguna broma sobre el color de la mosca y el equipo de fútbol, y sólo sería una mosca, que volaba por mi salón y se posó sobre el respaldo del sofá, eso si, tenía una sombra muy larga.

miércoles, 14 de octubre de 2015

TAL VEZ...

Tal vez quererte sea el principio. Adorar tus cielos distantes de la lógica. Tal vez quererte sea mi fin, espero que no mi final. Tal vez tus calles, tus suelos, tu alma blanqueada de mis sueños, sean el sustento de mis distancias. Tal vez tus rincones, iglesias y tascas, repartan una filosofía de vida que me llena. Tal vez, ojalá sea nunca en separarme de ti. Tal vez es siempre hablando de tu cielo y de tu alma. Tal vez algún dia...,tal vez.

sábado, 10 de octubre de 2015

PEPE RUESGA

A veces quiero pensar que la muerte no existe, cuando casi lo consigo, apareces de nuevo ha recordarlo. Amaneció el sábado gris, muy gris. Preparando el viaje a Jerez, me llegó noticia de tu partida. Pepe ha muerto. Contundente y dolorosas las letras de Pepelu, pesaban demasiado. Recordé ensayos en el descampado donde ahora está la Ronda del Tamarguillo. Tiempos de boina azul y gala roja al hombro izquierdo. Todavía recuerdo lo que me dijistes el primer día que cogí el trombón(yo iba a ser el primero en la Redención) y sigo aplicandolo a la vida, como me dijiste. Salimos por la SE—30 mientras te escribo. Afuera llueve. Como aquel año que nos llovió en la Cruz de guía de San Roque y cruzamos el centro a toque de tambor bajo la lluvia hasta la Anunciación. Eran otras semanas santas, sin móviles, sin CECOP..., el jefe de banda era como un suplemento del padre. Nos llevabas adelante de manera sutil pero efectiva. Se ha ido Pepe, aquel que preguntaba por mis notas a su vecino, profesor mio. Hacia mucho que sólo sabia de ti por Mariano, ese hermano mayor que llevabamos delante en las trompetas, con el Vela y este que os escribe el triunvirato del 60( por el tamaño de la boina), trataremos de cuidar de él, Pepe, como tu nos enseñaste. Dejas en el alma el vacio de un tiempo en el que muchos nos formamos a tu lado como personas, que eso iba antes que la música. Descansa en paz.

sábado, 3 de octubre de 2015

EL DIOS DE LAS PEQUEÑAS COSAS

Te encontré un sábado de mañana, encerrado en una capilla de oscuridad luminosa. Ahora te recuerdo de una época en la que el mundo no era tan oscuro. Mañanas de sábado de avellanas recién tostadas en la calle Francos, y la boca cerrada para que no entrara el frío. Poco a poco fui descubriéndote cuando el tiempo me iba dando muescas en el alma; eran tiempos de carrete de tunsgteno y catedral de trípode y paseos arriba y abajo. Hasta que pude visitarte a diario entrando por el patio, sentarme a mirarte y remirarte; pedirte y suplicarte; y volver a agradecerte. Un tiempo cargado de verbos que rodeaban al verbo que se hizo hombre. Ahora cumples siglos y te tengo muy a tiro. A ti. A mi Señor de las pequeñas cosas, de los días cotidianos y de los sueños aparcados. Siempre tengo un día para ti, porque tu siempre tienes un instante para mi. Gracias Señor.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...