miércoles, 30 de julio de 2008

PSICOSIS A LA PIEL SENSIBLE


El médico me miró de soslayo.Como restándole importancia.
- Realmente ¿que sintió?, ¿cuales fueron sus síntomas?.
- Pues verá, pasaba yo esta mañana por la Plaza del Salvador y vi como habían empezado a arreglar la disposición de dicho lugar. Martinez Montañés estaba bajo un sambenito que le cubría. Y de repente empecé a marearme. Como si de una película se tratara. Vinieron a mi imágenes de la Alfalfa, de la Pescadería...Un sudor frío me recorrió la frente. Mis piernas se tambalearon y entré por la calle Cordoba, creo que fue en la esquina de Puente y Pellón con Lagar, empecé a sufrir alucinaciones y tuvo que ser de las cabrillas que comí la noche anterior, vi un caracol gigante en una fachada(es veridico, que diría don Francisco). Seguí con los mareos y el sudor frío y de repente se levantaron ante mi tres setas gigantescas. El delirio me llevó a imaginar que sería de nosotros si algún día volviera el gnomo que allí habitaba. Seguí buscando algo que me salvara de aquella locura y me dije, ¿hay algo más sevillano que un convento?. Tiré hacia Doña María Coronel, buscando la paz de un convento sevillano. Y me encontré como a la Madre de Dios, aquella que alabara el ateo Antognoni, la habían convertido en una pintada, con un toro en las manos.
Seguramente tuvo que ser eso de lo que hablan nombrando como piel sensible, que se me habría puesto a mi la piel sensible. Cuando buscaba el centro tratando de que no se me irritara más la piel, pasando por la plaza del Cristo de Burgos, en una acera fui asaltado por una bicicleta con un energumeno arriba al grito de "peatón fascista"(esto es real), y ahora doctor, ahora no puedo salir a la calle.
- Usted tiene un tipo de fobia recientemente tipificada, llamada fobia a la piel sensible.
- ¿Que me recomienda? ¿tiene cura?
- Vaya cada dos días al Rinconcillo y departa de cofradías con coronel y pavía, acerquese cada día a una iglesia de Sevilla, la que sea. Y admiré la tradición centenaria que hay dentro de esos muros. Saque entradas para San Miguel. Acerquese a casa Moreno y pida un montaito de cabrales con picante, si se cruza por plaza Nueva con alguna de las aves que moran por allí. No los insulte, no caiga en el juego de ponerse a más baja altura que ellos. Y a partir de ahí improvise. Recuerde lo que aprendió de pequeño y pongalo en practica, por último relea a Antonio Nuñez de Herrera. Uno de izquierdas convencido que nunca renegó de lo que esta tierra le trajo. Ahh y si cae en la tentación de apuntarse en el concurso de graffiti/pintadas del ayuntamiento, no vale pintar al che Guevara con un punto de mira en la cabeza, o tunearlo como si usted fuese Wharhol, pinte un paso de palio por Caballerizas, por ejemplo.
- Muchas gracias doctor. Me voy más tranquilo
Nota: Al final no pude conseguir la entrevista del otro día, en esta entrada iba a poner fotos de un caracol enorme que hay en la calle Lagar, pero preferí quedarme con esta idílica pintura del Salvador, que huele a ensaladilla de la Alicantina. Mañana me voy a Conil, el domingo por la noche os vuelvo a ver aquí. No paséis calor.

5 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Llevate una sombrilla con diseño de paso de palio.

Un abrazo

María_azahar dijo...

Me ha encantado la frescura de la entrada. Te leo desde hace tiempo pero hoy con tu permiso me voy a estrenar. Te tengo enlazado, me gusta mucho esta Corte.

Un saludo.

Lacava dijo...

Y digo yo ¿los coroneles y las pavías del Rinconcillo no te provocarán alucinaciones, y cuando salgas veas en Santa Catalina un Leroy Merlín de esos…?
Ten cuidao, Canónigo, que muchas veces es peor el remedio que la enfermedad.

Herodes de la Bética dijo...

muy bueno, sí señor...

Glauca dijo...

Vaya...menudo ritmo.

PD. He leido que a ti tambien te ha entrevistado. Espero tener la oportunidad de poder escucharte.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...