viernes, 11 de julio de 2008

COSTALEROS


Me rodeo de personas que nunca pararan de sorprenderme, yo disparé esta foto al lado de mi amigo Zamora, yo estaba casi de coña, pero él sabía que esta foto era algo, y le hizo ganar un premio de fotografía, es la diferencia de madurez de un fotógrafo él es mil veces más fotógrafo que yo, eso lo tengo claro.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo verdaderamente importante fué estar juntos aquel día... y muchos más. En realidad, la fotografía es para mí una excusa para compartir buenos momentos con amigos, Alberique. Un abrazo.

macarenodetriana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
macarenodetriana dijo...

Yo nunca he sido fotógrafo y creo que nunca lo seré, pero gracias a la fotografía he compartido con vosotros dos muy gratos momentos, y los que están por llegar, siempre y cuando el Canónigo vuelva a dejarse ver, claro esta.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...