viernes, 25 de julio de 2008

EMOCIÓN


Notaba el calor de las brasas cercanas y se podía sentir como chorreaba la grasa a un kilómetro de distancia. Se sentía crepitar la sal y el sol haría que un regimiento de hambrientos asaltara un alcázar. Me sentí como la primera vez que murió Chanquete aturdido y emocionado, cuando las grasas inundaron mis arterias la vida me pareció maravillosa.

2 comentarios:

el aguaó dijo...

Vaya fotito miarma... que todavía no he comio y mira la hora que es.

Un abrazo.

Moe de Triana dijo...

Corta pan miarma.......Corta pan.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...