viernes, 25 de julio de 2008

EL ADIOS


Ya han sonado las doce y la madrugada se empeña en no pasar de largo y en mi cabeza resuena un estribillo.
"Ni la guitarra me alegra
ni las voces del boyero
ni el crujir de las carretas
ay que triste es el camino
cuando se viene de vuelta."

No hay comentarios:

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...