jueves, 10 de julio de 2008

Y MIRA QUE YO SOY RARO.....


......y mira que tengo buena gente a mi alrededor, y mira que hacía calor en la noche, y mira que bebimos vino, y mira que eramos dispares y mira que bien concordamos, y mira que el ejercito era raro con más coroneles que soldados, y mira que mi día había sido malo, pero malo de esos que acabas renegando de lo más sagrado, pues al final nos juntamos, Puntos Suspensivos, esplendorosa como una mañana de primavera y que supera el 31% al menos 4 veces(y no exagero), Angustias sonriente como siempre y una de esas mujeres que proveniente de un año magnifico(72) dan al mundo belleza y alegría, la cava que entre las vivencias y su arte propio es una enciclopedia de la vida, Pepe Luis que además de ser mi amigo es un apasionado de lo bueno, y el Aguaó que esperamos todos seguir conociendo en adelante más a fondo porque la impresión de la primera cita es de plaza maestrante en pie, todos estos nos juntamos a la sombra de pavías y echamos de menos a todos los que no aparecieron, fran, Dama, la Gata, Glauca, Luz de Gas,.....y tantos y tantos que os leo a diario y que os habéis convertido en mi circulo de cariño, pa septiembre más.
Un beso Carmen de ti me acuerdo cada hora, así que imaginate en una quedada de bloggeros.

6 comentarios:

Lacava dijo...

Me gusta un regimiento
formado de pavías
y hablar de cofradías
y a un coronel besar,
pero “endispués macuesto”;
y no es que sea un reproche:
me llevo “to” la noche
en busca del Almax.

Glauca dijo...

Manos anónimas... me encanta.

el aguaó dijo...

Coroneles, costaleros, soldaos, fotos, nazarenos, manos, croquetas, capataces, sonrisas, cervezas, chistes, Betis, amigos anónimos, rata camboyana, zumo de melocotón, ¿otra ves vos querido coronel?, más soldaos, tiza, diputado de tramo, sevillisas, una muleta, ¡¡cuádrense, llegan más coroneles!!!, que si que no, un Canónigo, allende Lacava, Pepe Luis, una Sevillista y Puntos suspensivos...

Un abrazo.

Pepe Luis dijo...

La rareza del canónigo radica en que dado sus problemas de puntualidad llegó a El Rinconcillo antes de la hora fijada por el mismo, por lo que tras el canto de vísperas a la santa Cruz del Campo helada, se inició en el rezo moyatoso de coroneles el cual no abandonaría hasta el final de la velada, acompañado eso sí de vez en cuando de soldados de pavías cual regimiento de Soria…
Pero por allí andaba también el Aguaó fiel a su zumo de melocotón por prescripción facultativa, al cual La Cava le dio la sentencia trianera de la noche:
-Cámbiate urgentemente de médico…

… nos habló del examen que la ha habilitado para poder pasearse por los juzgados de la noble Villa Ducal, a la que me gusta acercarme las vísperas concepcionistas para traducir la bula concedida al Duque Urueña que cual fresca se puede leer en el vestíbulo del edificio que albergara a la antigua Universidad tras tomarme un café en el casino ursaonés, Angustias me enseñó cual tesoro las entradas de las finales jugadas por el otro equipo de la ciudad.
Y entre coroneles, alguno derramado y soldaditos de pavías pasó la velada, comentando las ausencias y disfrutando de las presencias.

Otrosí, para mis incondicionales: Hola… y adios.

Moe de Triana dijo...

Me alegra que pasárais un rato de categoría.

Pa setiembre me uno al jaleo del tirón, ahora ando muuuuu, muuuuuuu liao miarma...

Carmen La Cigarrera dijo...

Bajo el sol del Atlántico os eché de menos...