lunes, 2 de junio de 2008

TAN SOLO PALABRAS


Mientras la soledad de la madrugada naciente se refleja en el teclado de mi ordenador, las sombras se filtran en mi alma en la hora de los demonios, esa en la que suena de fondo Fly me to the moon, en la Voz y las luces parecen una quimera nunca sucedida, ese momento de la vida en el que dudas del futuro, cuando buscas una foto que de fe, o que al menos la insinúe.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...