lunes, 16 de junio de 2008

SIEMPRE DE FRENTE


He visto desde mi ventana la fiesta del poniente en los cerros lejanos.(Pablo Neruda)
Las largas noches de insomnio, los recuerdos acumulados, las sombras en la vida propia y en la ajena, cientos y cientos de pensamientos acumulados en la cabeza cuando el peso se acumula en la cerviz.
Su sonrisa, su desidia instalada entre los huesos tantos instantes en una sola chicotá, empezó a doler el cuello, alguien iba de palomo, pero daba un poco igual, el dolor físico aminoraba el mental, llegó al relevo allí volvieron los pensamientos, hasta que las dos cervezas a la ligera y la conversación de los amigos le quitaron el dolor del alma, mientras en Sevilla seguía floreciendo el amor a Cristo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carmen La Cigarrera dijo...

¿Siempre de frente?

Glauca dijo...

Neruda marca el comienzo de una historia de amor... con El Amor.