martes, 17 de junio de 2008

IGLESIAS


Me decía una vez una amiga americana, "vosotros no sabéis lo que tenéis aquí, nosotros para mirar nuestra historia tenemos que mirar libros a vosotros os basta con salir a la calle", ayer dando una vuelta entré en una iglesia y recordé a Cristine con sus grandes ojos azules envidiando aquello que aquí no valoramos y es que como dice la sevillana "tiene que ser gente extraña la que venga a descubrir, las cosas que tiene España al pie del Guadalquivir".

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...