jueves, 12 de junio de 2008

EL PASEO


A veces sólo necesito pasear,
no oír, ni escuchar,
sólo pasear.
Que transcurra la vida
a mi alrededor,
y no acordarme de esos asuntos
que me hacen sentir a veces perdedor.
Cuando llego a ese nirvana en el que siento ni padezco, me cruzo con este tipo de instante, y que esta entrada no parezca un lamento eh, que todos tenemos preocupaciones y yo únicamente lo que hago es aislarme de la realidad a veces, adentrandome en esa esquinas invisibles cuando la monotonía nos abruma.

2 comentarios:

rocio_siempre_rocio dijo...

a mi tmb m gusta leerte y lo hago muy a menudo...
hay momentos q un solo paseo puede servirnos para evadirnos de la realidad y dejar volar la imaginacion..
un besazoooo

Dama dijo...

Suelo encontrar muchas salidas cuando sola, me siento a pensar en los sitios más insospechados.
Andar sin rumbo concreto me ayuda a pensar.