jueves, 3 de abril de 2008

SIEMPRE


No soy más que un trozo de niñez agazapado en una esquina de mi horario; un sueño repleto de violetas, que son mis flores, y una calle turbia en adoquines y secreta en rincones, donde una tasca reparte sabiduría.
No aspiro a más que a un atardecer, a oir Churumbelerias o Amarguras y a saber un sueño gastronómico templado en caldereta.
Despierto a las ansias en una plaza repleta de hojas en otoño, y en el olor(que no en el sabor) de las castañas asadas.
Despierto con su sonrisa y sueño con su mirada, en una tarde de abril desandada al dolor y ganada para los sueños, esos trozos de materia que fluyen en el aire sin ser materia.
Al fin y al cabo ¿en que difiero de un niño que quiere su bocadillo cuando viste de nazareno?.

1 comentario:

cerreño de san esteban dijo...

Buenísima la foto canónigo.
Y como siempre tambien el comentario.
Cuando seas pregonero de la semana santa acuerdate de los pobres hombre; a ve si por lo menos así podemos verlo en condiciones.
Seguro que harías un PREGONASO.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...