martes, 15 de abril de 2008

EL PRINCIPIO DEL CAMINO



Hoy ha arrancado mi Rocío, sin pinares ni carretas, ni charcos ni quemas, mi alma de tamboril se ha prendado de camino y esa soledad que tan bien percibe Glauca se ha roto en sevillanas pausadas y copas largas donde il Pepe reparte sus copas al final de Mateos el Gago y yo sin prisa he cantado dos, sólo dos sevillanas, yo no canto, que canten los que saben, que a mi me llena mi alma, esa que siempre está herida, el quejío de alguien que si sabe cantar; aunque cuando la Chiquitita pase el Ajolí a mi me de igual de todo y sólo quiera decirle cantando que como Ella ninguna, hasta que "Ni la guitarra me alegra, ni las voces del boyero, ni el crujir de las carretas, ay que triste es el camino, cuando se viene de vuelta."

1 comentario:

Pepe Luis dijo...

Son estos días buenos para recorrer la marisma, aún sin los surcos que dejaran las carretas, son días para disfrutar de la primavera por Hato Ratón o por la Marisma Gallega, de carreteras forestales y vereas donde se refleja el cielo en las charcas que dejaron las lluvias, disfrutar de las cigüeñas que un año más han vuelto a Lopaz y sobre el abrevadero del Cortijo de Quema, descubrir los primeros lírios y sobre todo para descubrir que no sólo las Hermandades de penitencia tienen arquitectura efimera en noches de priostias, hace unos días vi un Simpecado en un altar de cultos, Tocina, y ya va a estar la Chiquitita en la Casa de su Madre, Santa Ana, para que desde su altar le diga a su Niña Rocío, como te quiere TRIANA.