jueves, 17 de abril de 2008

LA CIUDAD EN LA QUE VIVO


Hoy hablaba con mi amigo Miguel, de la importancia que tiene esta ciudad para mi, con la edad me he hecho parte de su vida interior y necesitaría crearme otra vida interior si en algún momento tuviera que irme de aquí, además mi amigo me decía, tu no eres consciente pero esta ciudad también te ha hecho parte suya; hace poco que lo conozco aunque ya lo considero mi amigo y tenía razón, lo poco que te devuelve tu ciudad hace que el cariño hacia ella se multiplique por dos.
Gracias a Miguel e Irene por acordaros de mi, la piedra del Tirol ya acompaña a la de la Acrópolis, la del glacial de los Alpes, la rosa del desierto el cuarzo rosa argentino, la rana de Salamanca, la bruja gallega y la espada toledana, encima de la pantalla del ordenador; no se que haré el día que me compre una pantalla plana, pero de momento...Buenas noches mundo un placer saludaros.

1 comentario:

Glauca dijo...

Esta foto me tiene atrapá...no puedo dejar de mirarla.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...