domingo, 6 de abril de 2008

MAJESTUOSO


Así me pareció en su catafalco de madera y pan de oro, bañado en claveles y arropado por un templo reestrenado en sueños y recuerdos, allí me lo encontré al más amado, al Hijo del Hombre.

3 comentarios:

Galmaran dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
gitanillo de triana dijo...

para esta imagen no tengo palabras,solo sensaciones,vivencias y recuerdos que no pueden expresarse con letras...gracias por esta foto canónigo...

Anónimo dijo...

Fotografía magnifica, para incomparable imagen en grandioso templo