lunes, 14 de abril de 2008

DE GRIS PLATA


Vestía de ese color, con una sonrisa y la quietud como reclamo.
Con aire victoriano, allí la dejé ante el ficus en el que un día dispararon a la Estrella.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...