domingo, 27 de abril de 2008

REFLEJOS


Me vi de refilón, ya casi rozando el lunes, acabando de descargar alguna foto del Señor para colorear de cofrade un blog que últimamente había derivado en marisma, el Señor ya había virado y se disponía a entrar en su casa temporal, me di cuenta de que me miraba y yo con los brazos levantados lo miraba a Él, al que todo lo puede, al Señor del tiempo y el espacio, allí me quedé prendido en su farol, como una vez me quedé prendido de sus viernes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ha sido mágico cuando he abierto la foto...

Anónimo dijo...

Querido Canónigo.

Escucha esto ... y después ... esto.

Verás como sientes mi abrazo anónimo.

Algún día te contaré la historia de las Op91 de Brahms, sus dos canciones.

María.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...