sábado, 26 de abril de 2008

ROCIERO HASTA QUE MUERA


Hoy ha sido un día muy largo, demasiado, desde que me he levantado esta mañana sólo he recibido cabreos y broncas, a pesar de ello, he seguido hacia delante, seguro que de alguna he tenido culpa, de todas no.
Ahora que llego a mi rincón me he acordado de un 5 de julio, un día en el que cumplía yo 33 años y allá que me fui al Rocío con los costaleros del Baratillo y mi compadre Rafa, en la Raya me paré a ver a este peregrino, que es uno de los tres que hay allí enterrado, recordando la paz de un 5 de julio por la Raya, me llegó la calma que no tuve en todo el día, me pierden esos caminos.

1 comentario:

borrasca isidoriana dijo...

que pedaso de camino que hisimos,si no hubiera sido por tu asma lo hubieramo bordao ma.lo recordare toa mi vida,la gente,los colegas con los que seguiamos sudando codo con codo y no solo debajo de los pasos sino en un camino que nos guiaba hacia lo que queriamos ver.Hacia aquella a la que todos recordamos en algun momento de nuestra jodida vida(seguro que mi madre me perdona por esta palabreja,y espero que ustedes tambien)aquella la madre de dios soberana,la que nacio su romeria para honra de triana y a la que todo buen cristiano al llegar un nuevo dia,tendria que santiguarse y rezarle un avemaria.