jueves, 17 de abril de 2008

EXALTACION AL ORUJO


A Cris
Este verano conocí el Bierzo y ante un vaso de orujo escribí lo siguiente:
" Nubes blancas, piezas oscuras que surcan miradas temblorosas que se estampan contra el suelo. Y el sin freno fragor de la derrota herida de nostalgia que te mira cuando puede, y cuando no, se evade para siempre, tus praderas doradas y transparentes, tienen aire de miradas esquivas que vuelven del revés las sombras de la noche y cuando te vayas de cielo, nunca más vendrás a verme, nunca más hasta que el dolor de las noches eternas te traiga hacia aquí, hacia este lado del río en el que las sombras se alargan."
Hace poco a vuelto el Bierzo, el lugar en el que me encontré a mi mismo.
(información de servicios del blog, para los que no tengais de que hablar, en la cola del mercado, el ascensor, el trabajo,..., en Sevilla empezó a llover a las 2 y media exactas, este canónigo lo oyó)

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...