martes, 29 de abril de 2008

HAY UN PUENTE DE MADERA QUE ABRE LAS PUERTAS DEL CIELO


Alguien me dijo una vez, "creo que no es el mejor momento para que vayas a ver Triana en el Ajolí", yo acababa de terminar una relación que ocupó 11 años de mi vida, y el Ajolí que yo recordaba no era el que yo, muy valiente y desoyendo a mi amigo, me encontré. cuando el simpecao se paró en medio del puente, de repente un silencio, una Salve y dos sevillanas que me encogieron el alma hasta que después de la presentación llegamos al patio de carretas, allí me reencontré con el Ajolí, pocos años después le hice esta foto un 5 de julio en el que cumplía 33 años, en un día que creo ya os he contado.

No hay comentarios:

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...