viernes, 4 de enero de 2008

SALVADOR


Hace más de un año tuve la suerte de fotografiar el techo del Salvador, cuando casi finalizaba su proceso de restauración, fue un 7 de septiembre, cuando cercano el mediodía, me comí mi vértigo con papas y me subí a aquellos andamios que se movían demasiado, el resultado, mereció la pena.

4 comentarios:

macarenodetriana dijo...

Has tocado el cielo amigo..., pero mas lo tocaras el proximo Miercoles Santo ¿no?

el aguaó dijo...

Genial la imagen. Yo también creo que valió la pena.

Por cierto, quería comentarte un pequeño detalle que me sorprendió ayer cuando leía la revista Pasión en Sevilla. Si no me equivoco, el Canónigo Alberico sale casi al final contando una historia que ya leí antes aquí... ¿es aí amigo?

Un fuerte abrazo.

el aguaó dijo...

La pregunta era ¿es así amigo? pero me he comido una S. Perdona.

Que te traigan muchas cosas los Reyes.

Glauca Maria dijo...

El tiempo que el Salvador ha permanecido abierto he estado fuera. aunque ya lo vi en obras me hubiese gustado visitarlo... en fin.

PD. ¡De lo tu no te des cuenta, querido Aguaó!

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...