jueves, 10 de enero de 2008

LOS ANGELES


Estamos hartos de verlos, por muchos sitios, antes sólo en iglesias, ahora aparecen en muchos más sitios, yo me quedo con lo de carne y hueso, esos, que le dan a la vida de los demás el cariño y la compresión que se necesita en esta sociedad tan loca y desproporcionada; desde aquí un saludo para mis ángeles que aunque no lo sepan, están ahí y sin ellos mi vida no sería la misma.

2 comentarios:

el aguaó dijo...

Los ángeles, aquellos que nos protegen in ellos mismos saberlo...

Glauca Maria dijo...

Que siempre guarden a mis niños y los ayuden a caminar por el camino que escojan...

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...