lunes, 14 de enero de 2008

ETERNIDAD


A TUS POSTALES QUE FUE LO PRIMERO QUE VI DE TI.
La eternidad nos llega sin pensarlo, a veces no somos conscientes de que somos eternos hasta que pasa el tiempo y miramos con la facilidad que da el mirar de lejos; yo me hice eterno en Venecia, allí confirmé mi alternativa de sevillanía y recordé donde nací, en un sueño de capirotes, luz y alegría; donde las sombras y el sol rivalizan en el año, y te puedes quedar prendido de una mirada hasta que tu sueño se haga realidad o se pierda en una mañana de feria.

No hay comentarios: