miércoles, 30 de enero de 2008

CUANTO MENOS EXTRAÑO


Si, ya lo se la culpa es mía, pero si os digo que esa pared era (y es) la pared de una iglesia ¿a que no queda muy distanciada mi foto de la realidad?, un mundo que se empeña en tener fe y otro en que no, por cierto gracias por las aclaraciones a la variante saxo en trio de capilla, debe de ser muy bonito pero yo le tengo cariño a ese instrumento que empieza y acaba en consonante.

4 comentarios:

orfila dijo...

Orfila street.

el aguaó dijo...

Parece que estas personas que pintan en las paredes (y no me refiero a los graffiteros que decoran muros preparados para este menester), deben sentir un subidón al escribir ciertos mensajes en paredes concretas... debe ser la anulación mental, que no les da para más.

Sevillania dijo...

yo los pondria a escribir en color blanco cal y con un pincelito la tapia del cementerio,seguro que los tenemos entretenidos una temporadita.

Javier dijo...

Mi querido Canónigo.
Creo que te confundes. ¿Cómo que unos tienen fe y otros no?. Todos la tienen, lo que ocurre es que con creencias diferentes: unos creen en Cristo y otros en el Anticristo; pero creen.
Besos
Javier