domingo, 6 de enero de 2008

BEDUINO


De negro riguroso, en la cara claro, se ha colgado el chupe que le dio su sobrina en el pecho de su túnica, blanca, a diferencia de la que lleva en la madrugada del Viernes Santo, tira el primer puñado de caramelos al cielo, desde donde lo miraran varios de su cariños, aunque no se puede uno emocionar, porque el maquillaje no aguantaría; mañana cuando le devuelva el chupe a su sobrina, tendrá los brazos agarrotados, las piernas doloridas y el corazón iluminado, para el año que viene, si Dios quiere, volverá delante del Rey Melchor.

1 comentario:

Glauca Maria dijo...

Seguro que en esta foto conseguistes captar el momento que recordaba a los suyos porque su mirada...

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...