jueves, 3 de enero de 2008

MANOS ATADAS



A veces la vida te hace tener las manos atadas, son ese tipo de impotencias que produce el hecho de no poder responder con las misma contundencia con la que algunos expresan opiniones, el problema está cuando esas opiniones se expresan desde la falsedad y la más completa mentira.
Alguien llamó una vez (supongo que de manera despectiva), jarrones chinos a los ex hermanos mayores, porque todos teníamos uno y no sabíamos donde ponerlos, sin embargo a fuerza de hacer esquemas mentales, me preocupan más los hermanos mayores que confunden el ser el mayor de los hermanos, con el mayoral de los hermanos, y la vara dorada con las llaves de un cortijo, para colmo siempre hay algún columnista que le da cancha, y da por cierto hechos que no fueron tal, únicamente apoyados en la palabra del que se supone cabeza visible de cada hermandad.

Llamar número cero a una reestructuración de un boletín, nombrar restauración de un palio sin decir porque hubo de restaurarse, adjudicarse éxitos de tu gente, alabar la labor de unos capataces para días más tarde colgarlos del palo mayor,....., por sus obras los conoceréis, y culminar diciendo que en tu hermandad hubo días en los que no estuvo Dios, la última equivocación, hasta ahora, fue el Dios que estaba en el interior de tus hermanos el que evitó que te lincharan, Cristo de la Salud y Buen Viaje, guarde muchos años, fuera de la esquizofrenia-paranoide que les provoca la vara dorada, a estos espécimenes que se asientan en las hermandades como si estas fueran su cortijo.

3 comentarios:

Javier Gómez dijo...

Qué se puede esperar de una persona que en su epitafio lo único que dice es que él lo ha hecho todo bien y, por tanto, no reconoce ningún fallo. Que los otros, todos, estaban equivocados y que le han hecho la vida imposible.
Qué se puede esperar de una persona que en su epitafio lo único que refleja es su inmensa egolatría y una sospechosa manía persecutoria, colindante con problemas patológicos.
Qué se puede esperar de una persona que en su epitafio lo único que dice es que un acto, si le beneficia, es adecuado, y si no, es una campaña orquestada; es decir, él ha sido elegido democráticamente y hay que aceptarlo, pero cuando esa democracia sirve para no aprobarle unos resultados ya no vale. Y por supuesto, propio de cualquier dictadorzuelo ‘bananero’, él se arroga para sí, el voto de una denominada, por él, mayoría silenciosa (¿?).
Qué pensar de alguien así.
Simplemente alegrarnos porque ya se fue.
Vuelve San Esteban

Javier dijo...

Es digno de lectura atenta, la entrevista, ¿casual?, realizada en el ABC del jueves 3 de enero, o bien, más explícito, y más a su aire 'bananero' y sufridor, en la página web de la Hermandad de San Esteban, digno de ser leido: www.hermandadsanesteban.org

Besos a todos

Sevillania dijo...

Mejor no se puede explicar como es el exHM.y como son sus colegas colunnistas que dejan que sus dedos escriban lo que les dicta el que lleva la vara dorada, sin preguntar ni contrastar, si señor eso es periodismo.
Como todos sabemos en todas las hermandades existen varias comisiones,por enjemplo de hermanas,de costaleros,grupo joven,de acolitos etc etc. Que esta comisiones a su vez ayudan en la vida diaria de la hermandad, pues bien este EXHM. se invento la comision de la opisicion,esa que segun el no le aprueban los cabildos, todavia no se entera que los cabildos los apueban o no lo aprueban los herman@s, no la oposicion.