miércoles, 30 de enero de 2008

A CONTRACORRIENTE


Así me sentí toda mi vida a contracorriente, subiendo un río caudaloso que empujaba hacia el fondo de manera irremisible. Siempre me enamoré de la mujer que no debía; opté por una carrera profesional equivocada, mantuve amistades que la cordura rechazaba, conté la lunas desde los bares, soñé con Ella, cuando no era más que un sueño,....., me he equivocado tantas veces, y aun continuo; aquel día vi al gorrión en el burladero, se lidiaba el cuarto por no recuerdo quien, era feria y la plaza bramaba contra la flojera del toro, sin embargo el pájaro seguía allí impertérrito sin inmutarse, como yo, después de equivocarme,...tantas veces.

6 comentarios:

el aguaó dijo...

Yo soy de los que opino que no dejamos de equivocarnos y aprender hasta el final. Siempre.

Hay que sacar provecho y experiencia de las equivocaciones, porque son las que nos enseñarán en un futuro.

Un abrazo.

Carmen La Cigarrera dijo...

Yo si recuerdo quién lidiaba el cuarto toro aquella tarde.Como para olvidarlo...

Sevillania dijo...

El errar es de humanos, lo dificil es aceptar que se ha errado e intentar rectificar.
Las personas que lo llevan a cabo en su vida diaria son grandes personas.

macarenodetriana dijo...

Me alegro de que te compares con un pájaro, para mi uno de los animales mas puros que existen...

Glauca Maria dijo...

... y libres.

cerreño de san esteban dijo...

Que guapa la foto canónigo!
Me encantan los gorriones, y si ademas lo enmarcas en un lugar tan guapo como ese, pues ya de arte