miércoles, 16 de enero de 2008

ESPINA


Allí estaba prendida sobre tu frente, seguía impune provocando una de tus heridas.
Afuera seguía el tiempo corriendo y yo te miraba, como si nunca te hubiera visto, vi tu gesto de resignación y comprendí muchas cosas; estuve un rato a tu lado y volví a casa.

1 comentario:

el aguaó dijo...

Cuando saliste al exterior... ¿no había pasado más tiempo del que creías?

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...