viernes, 4 de enero de 2008

IMAGINACIÓN


Es muy probable que nunca me recuerdes, que asaltes fortalezas y desiertos o cruces océanos y no repares en mi; no percibas la opresión del que te agita amparado en las sombras, gritándote un respiro de este absurdo trajín; es probable que te dispares por ambientes propicios en los que nunca me percibiste pero allí estaba yo, amparado en el humo y la nocturna belleza, para silbarte de lejos, para rozar mi alma contra tu pecho y conservar un poco de ti en mi para liberar mi vida de los lastres cotidianos, es posible que pocas veces me recuerdes, pero yo de ti procuro no olvidarme, como tabla de salvación y como espacio para crecer, aunque sea de madrugada y en soledad.

2 comentarios:

el aguaó dijo...

Amigo Canónigo, vuelvo a descubrirme ante vos.

Ya queda menos para que el azahar se mezcle con el incienso.

Un fuerte abrazo.

Glauca Maria dijo...

Cuanto peso tienen esas palabras.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...