jueves, 17 de enero de 2008

ERAS TU

Esta tarde te vi, estabas allí, desafiante y altanera, observándome, sin pestañear, sin ni tan siquiera prestarme atención; mi presencia te inquietaba pero me ignorabas; te miré con ganas de avalanzarme sobre ti, de saborearte, pero no quisiste ni siquiera prestarme atención; me puse cerca tuya no conseguía superar mi tensión hacía ti, y allí seguías con tus rizos marrones mirándome y escrutándome cerca de la barra; no pude más, fui hasta el mostrador y te pedí, era 16 de enero y obvié a mi endocrino, pero te comí entera, ya era hora de comerse la primera torrija, amén.

7 comentarios:

Arte Sacro dijo...

Quiyó, eres la leche, no lo haces mejor porque estoy yo delante (jejejejeje) pero reconozco que eres grande (a pesar de los colores de tu equipo)

Un abrazo Antonio

el aguaó dijo...

Increíble amigo Canónigo... ya cayó la primera.

¿Y cómo estaba?

Canónigo Alberico dijo...

aguaó sabía a gloria pura, gracias paquiño y feliz navidad

macarenodetriana dijo...

Hay que ver como eres, ¿¡ya te has comido la primera!?, me cagu en lamarrrrr, que rrrrrica.

Rafael G. Organvídez dijo...

Amigo Canónigo:
¡Que aproveches! Yo no suelo caer en la tentación tan pronto. Para mí, la primera torrija nunca cae antes de Cuaresma. Lo llevo haciendo desde hace muchos años... y mira que he tenido tentaciones, pero en lo de la primera torrija soy de esta opinión: hasta Cuaresma, ni probarla,

Un abrazo

claudia dijo...

escribis muy bien, me encanta! :)

un abrazo

claudia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...