jueves, 24 de enero de 2008

EN POCAS PALABRAS


Que os cuento que no podáis ver por vosotros mismos, sólo os digo algo, no juzguéis a la hermandad, estaba muy lejos de allí, ni a la señora, ese perro era para ella muy importante.

5 comentarios:

Carmen La Cigarrera dijo...

De lo que no seamos capaces por aquí...Viene alguien de fuera y lo flipa, con toda la razón del mundo, porque es para eso y mucho más.¡Qué arte ha tenido la señora!¿Habrá comprado también la reglamentaria papeleta de sitio para el can?

el aguaó dijo...

Increíble...

cerreño de san esteban dijo...

Pues yo he visto peores cosas por ahí. Además seguro que todos hemos visto algunos nazarenos (humanos)con la túnica que le sienta mucho peor que al perrillo. Porque hay algunos que vaya telita, vaya tuniquitas que se ven por ahí. ¿No hay nadie que asesore a esas personas?.

Sevillania dijo...

Yo a esta señora se la llevo a Jesus Quintero, pero para que entreviste al perro y le comente que como aguanta a su dueña.

macarenodetriana dijo...

Lo que no ocurra en esta bendita ciudad nuestra!!!