jueves, 14 de febrero de 2008

ZAQUEO


Muy pequeño debía de ser para subirse tan alto, mucha altura para tan poco hombre, allí lo ves mirando al pueblo de Sevilla erguido sobre la palmera errático, como si no supiera ver lo que buscaba o no encontrara lo que pretendía; ha conocido dos iglesias distintas y este año vuelve a casa, Zaqueo, el pequeño gran hombre que buscó a Jesús hasta que lo encontró, aunque fuera en la distancia.

2 comentarios:

el aguaó dijo...

Detalle ineludible para los pequeños un Domingo de Ramos...

Glauca Maria dijo...

...que ganas tengo de ver como mis niños lo buscan en el paso.
Para ellos será su primera vez.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...