viernes, 22 de febrero de 2008

A GLAUCA


Son casi las tres de la mañana y no me pesa en absoluto, de verdad, hace tiempo que duermo poco, sin embargo hoy estoy muy cansado y como un Tenorio cualquiera en acabando esta carta, no pagaran caro sus gritos, sino que me iré a dormir. Te la debo Glauca te la debo desde el primer día, desde aquel día que seguiste los designios de Arte sacro y encontraste a este humilde canónigo, aquel día en que aluciné cuando vi que mi diario tenía un comentario, yo que abrí este cuaderno virtual para sanar mi alma, y allí estabas tú, para descubrir lo poco bueno que hay en mis entradas y desprender comentarios que como los de los demás llenan el alma de este que escribe; rebusqué en tu blog y encontré un corazón eterno en cada línea; he de confesarte que desde mi suprema ignorancia aprendí piezas y compositores con tus textos y el Emule; pero subiste un peldaño más y me hablaste de tu Cristo y de como me viste tratando de llegar a Él, desde entonces cada vez que veo algún vía crucis o acto cofrade miro para todos lados por si en algún momento alguien tuviera cara de Glauca o gesto de angel y agradecer que halla sido el de la Guarda de este blog desde que nació halla por el otoño del año pasado. Gracias.

3 comentarios:

el aguaó dijo...

Precioso. Bellísimo querido Canónigo. Nuestra amiga Glauca no se merece menos. Yo también tengo que darle las gracias, pues fue a través de ella por la que te conocí. Por la que tuve la oportunidad de perderme en tus imágenes. Disfrutar con tus textos. Y escuchar tus mensajes.

Gracias a los dos.

Un abrazo.

P.D. Amigo Canónigo te voy a contar un secreto (susurro): Glauca María es especial. Siempre lo ha sido. Es especial y te hace sentir especial. Pero no se lo digas a nadie...

Glauca Maria dijo...

Querido Canónigo.

No he podido dejarte un comentario antes porque era incapaz de escribir.

Alrededor del Señor de la Salud gira Todo mi pequeño mundo cofrade, por eso fue indescriptible el momento en el que te vi acertarte a El.

Un beso.

PD. La gente de Arte Sacro no saben el favor que me hicieron aquella noche que colgaron tu enlace, me abrieron la ventana de un corazón...

Glauca Maria dijo...

Se me olvidaba... no me debes nada.

Soy yo quien tiene que darte las gracias por mas cosas de las que puedas imaginar.

Gracias.


PD. Querido aguaó...