viernes, 1 de febrero de 2008

MADRE Y MAESTRA


La oscuridad más absoluta se abate sobre las naves, se oyen aun voces en la cercana Avenida, en segundos todo se acalla y se siente el chirriar de la Puerta de San Miguel, aun no ves nada y se oye la capilla musical acercarse lentamente por la Avenida, poco a poco, un inmenso resplandor naranja va refrescando la oscuridad de las naves, va iluminándolo todo con ese resplandor de siglos; la capilla músical se acerca pegada al Señor, ya sientes la nube de incienso inundar tus sentidos, con ese golpe magistral, hasta para quemar incienso, en un determinado momento te paras a pensar que quizás eso sea de las pocas cosas que quedan de la Semana Santa de hace siglos, deberíais de sentir un paso del Silencio por la Catedral, sólo ver ese inmenso resplandor naranja asaltando las bóvedas merece pasar ese frio inhumano que aquella noche pasamos.

4 comentarios:

Carmen La Cigarrera dijo...

La imagen en espectacular y sobrecogedora, como el frío que pasastes.

Carmen La Cigarrera dijo...

En = Es

el aguaó dijo...

La foto es mi Madrugá...

Cuando entramos en la Catedral se presiente el frío entrar bajo la túnica. Detrás... el Palio de María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso chirría en el suelo marmóreo de la Magna Hispalensis.

Un abrazo amigo.

cerreño de san esteban dijo...

Todo el que conozco que ha salido o sale de nazareno en el silencio dice lo mismo. Que es una experiencia única, que parece que se está en el siglo XVIII y que todos a los que nos gusta esto deberíamos probarlo porque no tiene desperdicio.
Desde luego debe de serlo.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...