miércoles, 13 de febrero de 2008

APUNTALANDO


Os imaginais que alguna vez hubiera que apuntalar la Giralda, pues no, la verdad, por más que me lo imagino viendo esta foto, no me hago a la idea, es una ficción escabrosa, nacida de un mal angulo fotográfico; os voy a confesar algo; tuve una época de montañero en la que pasaba ciertas épocas del año en centroeuropa, y cada vez que regresabamos, nos comíamos un bocadillo de tortilla con un botellín de Cruzcampo en la Junquera(milagrooo), y al llegar a Sevilla nos ibamos a la Plaza Virgen de los Reyes y tumbados en pleno verano en el pavimento, mirábamos la Giralda como si no la hubiéramos visto nunca, con la presteza de un loco enamorado, disfrutando hasta cuando la iluminación se apagaba; soy un enamorado de la Giralda, pero el Alamillo no sería mal puntal ¿verdad?.

3 comentarios:

Glauca Maria dijo...

Tener un don y sabes compartirlo.

el aguaó dijo...

Eso es lo más importante... por eso tenemos que darte las gracias, por ese detalle que, como siempre y con la sutileza que le caracteriza, ha sabido decirte la amiga Glauca: tienes un don y lo compartes con nosotros.

Un abrazo.

macarenodetriana dijo...

Uffff, Dios no lo quiera nunca...

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...