martes, 26 de febrero de 2008

EL JUEVES


Tiene la mañana un cierto regusto a primavera, aunque el calendario nos lleve la contraria.
Muy de mañana es ciertamente necesaria una cerveza en Vizcaino, y poco a poco se va gestando un mercadillo de recuerdos y trozos de ausencias, desde mosquetones máuser, a todo tipo de herramientas antiguas; muñecas rotas, trajes de flamenca antiguos, revistas, películas porno, fotos de la Macarena y alguna antiguedad que otra, sigo andando, al llegar a Omniun Santorum tengo la sensación de haber pasado más que por un mercadillo, por un un cúmulo de recuerdos y sueños inconclusos.

2 comentarios:

el aguaó dijo...

¡Cuánta razón hay en tus palabras amigo Canónigo! El Jueves es más un conjunto de recuerdos que de elementos necesarios. Eso sí. No debe perderse nunca.

Un abrazo.

Glauca Maria dijo...

Ojalá no se pierda como se han perdido tantas otras cosas.