jueves, 14 de febrero de 2008

SOÑABA


Un día desperté exhausto, tenía en la memoria ese tipo de sueño que te hace sentir que no has descansado, salí a la calle y Ella no llamaba, seguía sin llamar, me enamoró su color a la luz de la primavera, el brillo de sus ojos en una noche de invierno, las cadencias de sus movimientos, esos que marcaban etapas en mis dichas y oscurecían mis sombras, allí plantado en medio de ninguna parte la memoria me traía sus ojos y su olor a tarde de domingo, sus curvas y su manera de andar, esa que hacía que el metrónomo del tiempo entendiera su error, cuadraba la cadencia de la vida, y la vida, la mia, no era más que una anécdota que esperaba su sombra para ser completada; cuando el tiempo me despertó por fin, recordé que no era mía y aquel día de San Valentín empezó de la peor manera posible, añorando su sonrisa.

4 comentarios:

Glauca Maria dijo...

Tu amor por ella es como el aria templada de una opera.

fran dijo...

... pregunta: ¿ a San Valentin no le celebran quinario ?... ¿ o es un quinario celebrar San Valentin ? ... como siempre Sr. Canonigo, MAGNIFICA su prosa.

el aguaó dijo...

A veces soñar es delicioso. Lo malo es cuando uno despierta...

Híspalis dijo...

Precioso.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...