jueves, 14 de febrero de 2008

SOÑABA


Un día desperté exhausto, tenía en la memoria ese tipo de sueño que te hace sentir que no has descansado, salí a la calle y Ella no llamaba, seguía sin llamar, me enamoró su color a la luz de la primavera, el brillo de sus ojos en una noche de invierno, las cadencias de sus movimientos, esos que marcaban etapas en mis dichas y oscurecían mis sombras, allí plantado en medio de ninguna parte la memoria me traía sus ojos y su olor a tarde de domingo, sus curvas y su manera de andar, esa que hacía que el metrónomo del tiempo entendiera su error, cuadraba la cadencia de la vida, y la vida, la mia, no era más que una anécdota que esperaba su sombra para ser completada; cuando el tiempo me despertó por fin, recordé que no era mía y aquel día de San Valentín empezó de la peor manera posible, añorando su sonrisa.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu amor por ella es como el aria templada de una opera.

fran dijo...

... pregunta: ¿ a San Valentin no le celebran quinario ?... ¿ o es un quinario celebrar San Valentin ? ... como siempre Sr. Canonigo, MAGNIFICA su prosa.

el aguaó dijo...

A veces soñar es delicioso. Lo malo es cuando uno despierta...

Híspalis dijo...

Precioso.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...