viernes, 15 de febrero de 2008

EDUCACION VIAL


Transcurría una tarde de Mayo, a eso de las 7 de la tarde y empecé a preguntarme si aquel costalero era un maniquí o era de verdad, porque llevaba un buen rato parado en la misma posición, al menos deduje por la hora y la señal que estaba bien aparcado, cualquiera aguanta a los progres que andan sueltos por esta ciudad si encima el costalero está mal aparcado.
Cuando iba acercarme a ver si respiraba, se acercó un compañero y levantó las manos entonces supe que era de verdad.
Además si hubiese estado entre las horas no estaría mal aparcado porque otra cosa no se, pero cargar, estaba cargando.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Curiosa foto...

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...