martes, 26 de febrero de 2008

VOLVIÓ LA PARCA


Llegó de Granada más delgada, tanto que parecía estar en los huesos, con su guadaña brillante y su dragón cercano. Aparecía en su monte reflexionando sobre la vida y la muerte; y allí permanecí un rato meditando ante su gesto; salí a la calle y alguien delatado por la megafonía recibió en su mesa la visita de una ración de puntillitas en el bar de enfrente.

2 comentarios:

Glauca Maria dijo...

Fantástica restauración.

el aguaó dijo...

El otro día estuve allí. Para ser concretos, el jueves pasado. Y al entrar y observarla, no pude remediar acordarme de ti y de tu entrada en la que visitabas San Gregorio y aún no había vuelto.

Todo se precipitará cuando concluya esta semana, pues tan sólo quedarán dos.

Un abrazo.

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...