domingo, 3 de febrero de 2008

SANTOS


Los hay por muchos rincones, más oscuros, más claros, más iluminados, menos, con devoción actualizada, o más bien olvidada, son fruto de modas y abandonados a su suerte, así me lo encontré en un rincón tocado por el sol que entraba por un ventanuco y cubierto del polvo de la memoria, asi me lo traje en mi cámara para no olvidarlo.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...