lunes, 3 de marzo de 2008

A SUSANA Y NO ME PREGUNTES PORQUE....


Las avenidas tiempo de paso y de llegada, tiempo de transcurso y de relevo, tiempo para besarte y olvidarte, tiempo para perderte entre recuerdos. Tiempo para saber que te merezco, tiempo de verdades y memorias, tiempos de difíciles momentos, tiempo de recordarte mis historias.
Largas avenidas de luces que van y vienen, desde aquí allá y más acá, de la sombra a los desiertos de la memoria, esa que guarda pero no olvida. De verdad y de corazón gracias Su y sabes perfectamente porque.

No hay comentarios:

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...