martes, 4 de marzo de 2008

TRIVIUM ET CUATRIVIUM


Aquí me veo canalla y absorto, hay humo en el ambiente, y tosca madrugada en la piel.
Aquí me quedo anclado en la nostalgia, errático y abandonado como huyen del sol los vampiros.
Aquí, siempre aquí en la memoria entre mi futuro y mis distancias.
Surcando melodías y recuerdos que nunca me traen ni me llevan, siempre permanezco aquí, siempre aquí.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...