martes, 4 de marzo de 2008

NOSTALGIAS


Aún tardaba la memoria en traerte a mi presencia.
Tardaba y tardaba aunque venías de camino, tan de camino que te vi acercarte como un impulso hasta mi vida.
Me crucé contigo en una esquina, en un recuerdo, en un olor, en una lágrima, en una calle por la que habitualmente pasaba.
Allí te encontré virando al viento y te perdí mientras el tiempo insistía en que te fueras.
Allí te perdí y las sombras de mi vida volvieron para recordarme que te habías ido; una dulce mañana de primavera, ya eras un recuerdo.

No hay comentarios:

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...