lunes, 31 de marzo de 2008

YO TE DIGO UNA COSA.....


....¿como se te ocurre quedar con tu hermana en la portada?.
-Por la hora, es temprano y de día y suele haber poca gente con lo que nos veremos.
-Ya, si yo te digo porque eso es de catetos.
María vestía de azul pavo y peinecillos rojos en el pelo, Juan chaqueta azul y clavel.
-Valiente clavel ten han dao, está chuchurrio.
Juan ni miró.
- Te digo otra cosa, los pagos a medias, que después te pones a invitar y el fin de semana nos vamos a la playa y no podemos salir del piso, ni por un helao.
- Los helados engordan.
- Ya pero yo con esta forma que tengo...
- Si, forma de búcaro-dijo Juan entre dientes.
- Podías acercarte a nuestra caseta a por una botellita para la espera.
- En eso pensaba yo, como no está lejos.
- Ni un capricho, me puede dar él, ni uno....
-Mira para no oírte me voy a acercar ahí enfrente que es libre.
Juan volvió a los cinco minutos con una botella sin etiqueta.
-¿Esta que manzanilla es, por Dios?
- Es que ahí enfrente es la asociación de herbolarios reunidos, y es una manzanilla experimental, buena para la celulitis, mujer en tu caso para prevenir.
María se enchufó a la botella, como si la fueran a prohibir. Sonó el móvil de Juan.
- Es mi hermana, que viene más tarde que nos vayamos y ella llama luego.
- Ella como siempre, llégate por otra botella que esta se ha acabao, y vamos a dar una vuelta.
Juan volvió con una de tres cuartos.
- Despacito en el beber eh!
- Que piensas que soy una nñata o que.
Una hora después en la cruz roja.
- Pues si caballero creo que su Señora convendría que durmiera aquí todo el día, está muy intoxicada.
- Puede dármelo por escrito, digo para cuando se despierte.
Aquel día Juan disfruto en la feria como hacia años, a la mañana siguiente una avergonzada y enfadada María llegó al domicilio. La Feria fue para uno un sueño y para el otro un mal recuerdo. Y es que cada uno cuenta la feria según le va(yo añadiría y según con quien va).

1 comentario:

el aguaó dijo...

Chapeau!!!

Magnífica historia. Yo diría, como el gran Paco Gandía, que es incluso verídica... ¿no?

Un abrazo.